Magia

Sobre el Ritual Menor de Destierro del Pentagrama

Escrito por Ruach haQadosh

© David Rankine y traducción de Ruach haQadosh, 2017.

El LBRP no solo es un ritual muy efectivo, también es muy versátil. Hay un gran número de usos en los que se puede aplicar. Éstos incluyen la preparación del espacio sagrado mágico para ritual, la limpieza del espacio post-ritual, de forma devocional al empezar y terminar tu día, para deshacerse de obsesiones, como precursor a trabajo astral y para exorcismos. Consideremos sus diferentes usos por partes:

Antes de hacer tus rituales una de las cosas más importantes que hay que hacer es preparar el lugar donde te encuentras. Crear un espacio sagrado te ayuda a prepararte mentalmente para el trabajo que se va a realizar y quitar energías no deseadas. Eso asegura que cualquier carga psíquica o emocional que se haya acumulado ha sido eliminada y no influirá en tu ritual de ninguna forma. El LBRP no solo es una forma extremadamente efectiva de preparar el espacio sino que también sirve para prepararte a ti también. El Ritual del Pentagrama debe realizarse antes de meditaciones guiadas y trabajo mágico, ya que limpiará las influencias psíquicas negativas del espacio en el que te encuentres, dejándolo equilibrado, puro y listo para la meditación o práctica mágica a la que vayas a proceder. Si se está experimentando actividad psíquica negativa o irritante, la práctica diaria del LBRP pronto la eliminará. En casos más extremos, se debe realizar en cada habitación para lidiar con más molestias más severas.

Señal del Enterer / Señal del Silencio

Como devoción al empezar y terminar el día, realizar el LBRP sirve como alineamiento con las fuerzas internas y externas de lo divino. También incluye el beneficio de hacerte practicar las técnicas de visualización y vibración, y facilita la familiarización con el ritual hasta que se convierta en segunda naturaleza. Si alguna vez te encuentras obsesionado con algo, sea cual fuere el motivo, también puedes usarlo para eliminar la obsesión. Antes de realizar el ritual, forma una imagen mental clara de la obsesión o idea que te molesta y visualízala en frente de ti en el Este. Proyecta la imagen lejos de ti usando la Señal del Enterer, volviendo a atrás con la Señal del Silencio. Esto indica tu deseo de eliminar la obsesión (proyección) y no aceptarla de vuelta (silencio). Después pasa al LBRP y ve la imagen desvaneciéndose conforme vas desarrollando el ritual, hasta que desaparezca completamente.

No es estrictamente necesario hacer el ritual y entonaciones alto y fuerte. Es un buen ejercicio de disciplina mental visualizarse a uno mismo realizando el ritual en el ojo de tu mente y vibrando los nombres correspondientes en tu cabeza. Esto puede hacerse para desarrollar tu habilidad para proyección astral, ya que puede hacerlo después de visualizarte a ti mismo saliendo de tu cuerpo. Es un ejercicio muy útil cuando nos encontramos en lugares en los que sería raro sino imposible llevar a cabo el ritual sin causar problemas.

El ritual consta de cuatro partes: la Cruz Qabalística, los Pentagramas y Nombres Divinos, los Arcángeles, y la Cruz Qabalística de nuevo. Al realizar la Cruz Qabalística, estás esencialmente afirmando tu lugar en el centro de tu propio universo, en un estado de equilibrio. Te encuentras en un estado de gracia, equilibrado y listo para dar rienda suelta a tu espíritu en la búsqueda de crecimiento y sabiduría. La Cruz Qabalística puede realizarse por si misma como ejercicio para equilibrarte cada vez que lo necesites.

La segunda parte del ritual es donde se inscriben los pentagramas y se entonan los nombres divinos. Los Pentagramas tienen un uso casi universal como símbolo de protección, y también la perfecta unificación de las fuerzas elementales bajo la influencia del espíritu, que corresponde con la punta superior del pentagrama. Combinando el poder protector del pentagrama con los nombres que afirman el poder divino a tu alrededor y en tí mismo, creas un escudo mágico en ti que nadie puede traspasar sin tu permiso.

La tercera parte del ritual es la llamada a los Arcángeles Elementales, que actúan como guardianes de tu espacio, asegurándose de que estás completamente a salvo y, también, de que energía elemental pura entra de cada uno de los cuatro elementos energizándote y equilibrándote.

Realizando la Cruz Qabalística de nuevo al terminar el ritual, te reafirmas a tí mismo como centro de tu universo, el cual es ahora más equilibrado y centrado, un lugar sagrado para tu poder trabajar.

 

Sobre el autor

Ruach haQadosh

Estudiante de las artes mágicas, cuyos intereses se verán reflejados en las publicaciones del blog.

Deja un comentario